Buscar noticias

¿Merece la pena comprar un coche eléctrico?

18/05/2017

El coche eléctrico es una realidad, desde los años 90 tenemos la tecnología y métodos para desarrollar coches que igualen o superen en prestaciones a los coches convencionales.

 

Sin embargo, las ventas siguen siendo escasas.  No obstante, el año pasado en España se vendieron 2.838 vehículos 100% eléctricos, un 46% más que el año anterior. Además, la Agencia Internacional de la Energía estima que en 2020 habrá 20 millones de vehículos eléctricos en el mundo, un crecimiento estimable que aumenta año a año.

 

Entonces, ¿por qué su aceptación es tan baja si disponemos de marcas y modelos totalmente competitivos?

Mitos sobre los coches eléctricos.

 

Como pasa con cualquier producto nuevo que aparece en el mercado, los coches eléctricos generan cierta desconfianza.

 

Uno de los errores más comunes es creer que los coches eléctricos anteriores son iguales a los actuales, ni tan si quiera los del año anterior se parecen. Por lo tanto, los prejuicios se quedan obsoletos.

 

Una de las primeras excusas que encontramos es que los coches eléctricos son caros. Sin embargo, si comparamos bien precios, vemos como modelos como el Testa Model 3 o el Renault ZOE, ambos de 5 plazas y con una autonomía superior a 400 Km., tienen un precio cercano al de un vehículo de combustible, en torno a 35.000€.

 

En principio pueden parecer más caros, pero aún no hemos reparado en sus beneficios: ahorros energéticos, mantenimiento, subvenciones, y ciertos privilegios, como aparcar gratis en zonas azules de algunas ciudades, por no hablar del ahorro en contaminación.

 

Otro tema muy debatido es su autonomía. Los primeros modelos sí que presentaban una autonomía muy reducida, pero los modelos actuales presentan una media de 200-250 Km., e incluso hay marcas europeas como BMW o Renault que consiguen una autonomía entre 300 y 400 Km. en su gama eléctrica. También hay modelos que llegan hasta los 600 Km. como el Tesla Model S. Además,  al igual que los coches convencionales, los coches eléctricos también cuentan con medidores de carga de la batería y cuentan con modos de ahorro de energía para casos de emergencia.

 

¿Dónde cargo mi coche eléctrico?

 

Ahora bien, ¿dónde lo cargamos? En general, la gente dice que hay pocos puntos de carga. La gran mayoría de coches eléctricos se pueden cargar con un enchufe convencional o través de un adaptador especial. Además, la carga no es cara, un BMW i3 consume unos 0.91€ en electricidad cada 100 Km., si se recarga con tarifa nocturna, frente a los 6€ que puede consumir a los 100km. un coche diésel y 8-9€ uno de gasolina. En consumos urbanos la diferencia entre ambos tipos de coches es mayor.

Otros modelos en cambio necesitan una pequeña estación de carga individual que puede ligar a la red eléctrica de su propia casa. Llegándolo a instalar hasta en tu propia plaza de garaje sin tan siquiera pedir permiso, tan sólo avisar a la Comunidad de que lo instala. Consulta la legislación donde vives.

 

Además, todas las ciudades importantes cuentan con estaciones de carga, por lo que resulta sencillo cargar la batería. Otras empresas como Tesla, por ejemplo, dispone de Carga en Destino: hoteles, restaurantes, y puntos de interés.

 

¿Cuánto tarda la carga? Una carga estándar puede tardar entre 6 y 8 horas. Sin embargo, los nuevos sistemas de carga rápida reducen el tiempo de espera a media hora para el 80% de la carga. Los súper-cargadores de Tesla nos proporcionan una autonomía de 270 Km. en tan solo 20 minutos de carga.

Respecto a la potencia, los primeros vehículos eran lentos y poco potentes, pero las baterías han evolucionado mucho, de manera que el Tesla SP100D es el tercer coche más rápido del mundo, pasando de 0 a 100 km/h. en tan solo 2.7 segundos gracias a su batería de gran capacidad energética (100 Kwh).

 En resumen, si comprobamos  las especificaciones técnicas de los coches eléctricos en cuanto a potencia, autonomía y prestaciones podremos verificar que no se quedan para nada atrás respecto a los coches convencionales. A parte de eso,  le sumamos unas ventajas específicas: el ahorro en combustible y mantenimiento, puesto que no existe motor que lubricar, por no decir que el desgaste en frenos es menor.

Además, contamos con ayudas públicas y subvenciones, como el plan Movea 2017, que reducen el desembolso inicial. Por no olvidarnos de las ventajas para el medio ambiente.  Cuidar del planeta queda en sus manos.

Compartir Compartir Twittear Compartir Compartir
Comentarios

Asecomval utiliza una herramienta de facebook para los comentarios, y no se hace responsable de las opiniones expresadas.

Galería

Haz click sobre la imagen para ampliarla

Promociones

Síguenos

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y así facilitar tu navegación. Si continúas navegando, sin modificar la configuración, consideramos que aceptas su uso. Puedes modificar la configuración en cualquier momento.
Aceptar
Con esta suscripción recibirás gratuitamente en tu correo nuestra publicación cada vez que lancemos una nueva edición
Nombre
Mail
Idioma de suscripción
  • castellano
Acepto los términos y condiciones descritas aquí
Rellena los datos para registrarte. Los marcados con * son obligatorios
Email*
Contraseña*
Repetir contraseña*
Acepto los términos y condiciones descritas aquí
Rellena los datos para registrarte. Los marcados con * son obligatorios
Usuario*
Contraseña*
CERRAR
Buscar noticias
Palabras
Sólo se considerarán palabras de 3 o más letras.
Dónde
Título
Subtítulo
Resumen
Texto
Selecciona las partes de la noticia donde recuerdas que están las palabras a buscar.
Fecha de publicación
Desde:
Hasta:
Indica las fechas aproximadas de publicación de les noticies que estás buscando.
Resultados